14marzo
2021

Despertando de una pesadilla

Me tomó 46 años despertar de este TRUMAN SHOW en el que hemos estado viviendo.

Nunca me ha faltado quien desprecie mis motivaciones y me considere un loco muy inteligente que pierde demasiado tiempo en pensar sobre cosas "inútiles" o al menos, poco prácticas.

Y es que vida ha estado siempre movida por una duda perenne sobre si esta crisis trágico/sistemática es la única vida que tenemos y merecemos. Todos mis actos han sido parte de una cruzada de cuestionamiento de la naturaleza de la realidad.

Siempre sufrí por sentirme en un mundo que vivía tomando las peores decisiones, donde mientras más opciones, compras, tecnología, fármacos, canales e información, menos trascendencia, sensatez, amor, inteligencia emocional, felicidad y salud.

Me machaqué la cabeza por décadas de no entender cómo la gente se quejaba de sus desgracias, pero seguía permitiendo ser gobernados por los mismos piratas de siempre.

Me amargaba ver como un modelo parasitario, abusivo e insostenible de hacer negocios se iba expandiendo por el mundo y como TANTA gente lo perpetra y legítima sin sentir las consecuencias.

Siempre me extrañó la intensidad con la se atacaba a quién se atreve a buscar un sentido trascendental a la existencia.

Me dolía porque creía que la vida era ESO, que el raro era yo; porque no quería creer que para triunfar debía renunciar a mi naturaleza.

Por un tiempo lo hice, me dediqué a hacer dinero ... y ¡lo hice! pero la incomodidad solo crecía.

Cuando tuve un hijo todo cambió pues los hijos te desnudan y te regresan a confrontarte con quién realmente eres.

No sabía lo que era, sabía lo que NO ERA.

Busqué en la filosofía, la psicología, el marketing, la geopolítica, la conspiranoia, la espiritualidad y muchas otras ramas del saber humano, encontrándome siempre con la misma pared:

No se puede hacer nada contra la voluntad de los poderosos.

 Sea cual sea la corriente de pensamiento, la crisis siempre terminaba siendo algo que debía aceptarse.

Aún detestaba verme como parte de un rebaño de seres incapaces de reflexionar más allá de lo que el sistema les permitía, detestaba tener que ceñirme al juego económico parasitario para poder vivir, detestaba enviar a mi hijo a escuelas donde solo le enseñaban a ser un funcionario

Detestaba vivir en un mundo determinado por el miedo y la ignorancia. Mientras más aprendía más solo me sentía.

¿De qué me sirve entonces, haber descubierto tantas cosas si me sigo sintiendo tan solo como los demás? ¿Será que tienen razón, que me dedico a cosas inútiles? 

Aún buscando, estaba dormido

Estaba dormido, toda mi familia lo ha estado! Nací dormido ya muchos años luego de que las comunidades se convirtieron en ciudades, cuando los árboles dejaron de ser hermanos para ser madera, cuando los animales dejaron de ser complementos de vida y pasaron a ser comida y esclavos, cuando los recursos dejaron de ser considerados como responsabilidades.

Estaba dormido cuando se nos olvidó lo que éramos.

Curiosamente, fue un sueño el que me hizo luego de 46 años, despertar y entender lo que realmente somos y salir del drama para siempre.

¿Despertar de qué?

Aunque diga que todo cambió a partir de mi sueño en el bosque, la verdad es que me tomó 46 años despertar de este "TRUMAN SHOW" en el que hemos estado viviendo.

Todos esos miedos, enfermedades, egoísmos, excesos, vicios, creencias, caprichos y demás desbalances de los que me he quejado son parte de un programa que o se salió de control o  fue hackeado (no me importa ya) pero que NO es ni normal, ni sano, ni obligado... y lo mejor de todo: NO ES MÍO, NUNCA LO FUE. 

He estado drogado, hipnotizado, asustado, sobresaturado, alienado con una fantasía tóxica.

Y ya no.

Despertar = Entender que tengo la elección de abandonar el programa parasitario de la ciudad y reconocer mi verdadera identidad como parte de esa super comunidad a la que llamo "el bosque" para no complicarme. Otros la llaman GAIA.

Despertar = Entender que NO hay crisis sino en la ciudad y las mentes de sus habitantes; vida, muerte, destrucción y creación son partes naturales del orden al que pertenezco.

No hay crisis, enfermedad, pobreza ni miedo; hay orden.

Mi vida NO es ésta tragedia desproporcionada y desbalanceada que se dirige al colapso!, mi comunidad no es este conglomerado de personas conectadas a ese sistema parasitario.

Soy parte del ecosistema de donde provengo y del cual siempre he sido parte; me completa, me da vida, me empodera y me hace feliz. Mi verdadera familia que me enseña y me ayuda a integrar TODO el conocimiento actumulado por la red de la que formo parte.

Soy TODOS ellos, compartimos el mismo poder y destino.

Ya no estoy solo.

English Spanish